PLASTILINA CASERA

11:43

A nuestra pequeña tribu, les encanta coger "tesoros" que se van encontrando por ahí. 
Esas cositas las guardamos y siempre tratamos de hacer alguna actividad. 
Manipular lo que han encontrado y darle un sentido de ser desarrolla su imaginación y creatividad, además de dar un valor añadido a lo que nuestras niñas han recogido con tanto entusiasmo.


Nuestra receta para elaborar la plastilina casera es muy sencilla:
- 3 tacitas de harina
- 1 tacita de sal
- 1 tacita de agua
- 2 ó 3 cucharadas de aceite
- colorante alimenticio 


La idea era, una vez hecha la plastilina, decorarla con las cortezas de árbol y hojas cogidas en el parque, y con conchitas que Mel tenía en casa y que habían cogido en la playa durante las vacaciones.


En un bol pusimos las tres tacitas de harina y la de sal.


Los peques se encargaron de añadir la tacita de agua y empezar a remover.


Una vez mezclado, añadimos las tres cucharadas de aceite. Como medida, usamos las cucharas de las fotos.


Amasaron la mezcla hasta obtener una masa suave y homogénea, fácil de manipular, esto es, la plastilina.


Añadimos el colorante. Con unas gotitas es suficiente.
El truco para que se extienda por toda la masa es irlo envolviendo hacia dentro, siempre de dentro a fuera.






Cada uno, hizo sus propias mezclas de colorante para obtener el color que quería.
Alba hizo un verde agua con unas gotitas de azul y de amarillo.


Candela y María prefirieron morado, así que usaron unas gotitas de azul y rojo.
Y Darío consiguió una tonalidad gris.


Antes de decorar sus platilinas, estuvieron manipulándola de todas las formas que se les ocurrió.



Finalmente llegó el momento de adornar con las cortezas, conchas y hojas.
María usó todos los materiales buscando la simetría.



Candela opto por decorar sólo con conchas.


Alba, en cambio, prefirió dejar la huella de las hojas en su plastilina.


Y este es el resultado de la decoración de Darío.





También te puede interesar

0 comentarios

DÉJANOS TU COMENTARIO